Además de las principales cualidades que tiene Valencia para ser elegida como un perfecto lugar de residencia debido a su clima, gastronomía, parajes naturales y sus rincones históricos, no cabe duda, que también se sitúa entre las ciudades españolas más interesantes para invertir en bienes raíces. Primero, fueron los mercados inmobiliarios de Madrid y Barcelona, y ahora vuelve a ser el momento de invertir en Valencia.

Por eso, hoy le contamos cómo invertir en inmuebles en la ciudad del Túria y en qué zonas zonas de la capital es más rentable llevar a cabo su inversión.

1. Elija bien su estrategia de salida para invertir en Valencia

Lo primero que debe plantearse a la hora de invertir en un inmueble es la estrategia de salida. Es decir, en cuánto tiempo queremos liquidar nuestra inversión: al corto, mediano o largo plazo. Porque dependiendo del tiempo de la inversión corresponderá un tipo de producto, proyecto y zona en concreto.

Podemos encontrar la inversión en activos residenciales en dos presentaciones, una en donde su objetivo sea la venta y su aporte de valor una reforma y otra donde su objetivo sea la explotación del inmueble. Aunque también se puede dar el caso de la compra de un activo inmobiliario con el objetivo de incrementar nuestro patrimonio.

2. Escoge el proyecto de inversión para activos residenciales

El club de inversores inmobiliarios, TheBrickLobby, define estas tipologías de inversión como Proyecto de Venta, Proyecto de Renta y Proyecto de Patrimonio. Aquí le detallamos según la tipología de inversión qué zonas son más adecuadas para cada tipo de proyecto.

  • Proyecto de Venta: Debido a que el fin del inmueble es la compra, reforma y una puesta en venta inmediata, podemos asumir que las zonas para la adquisición de este activo son prácticamente cualquiera, siempre y cuando la ciudad donde compremos se encuentre en un buen momento para la compra de activos. Sin embargo, tenemos que considerar que las zonas céntricas de la ciudad siempre serán de mayor demanda de compra y por ende disminuirá el riesgo a la hora de la venta si elige su producto de inversión en barrios céntricos de la ciudad de Valencia como Extramurs, Ensanche, Llano del Real y Ciutat Vella.
  • Proyecto de Renta: El fin de este tipo de proyecto es la de conseguir una rentabilidad mensual mediante un alquiler y una venta del activo al mediano o largo plazo. En este tipo de proyectos hay que considerar distintas vías de explotación según su zona:
    • Alquiler residencial: Este tipo de alquiler es considerado el más cómodo. Es un alquiler de tipo larga duración ya sea para familias, parejas o simplemente personas que quieran alquilar un piso. En este tipo de alquiler el tamaño de la inversión dependerá de que tanta reforma y adecuación necesite el activo para comenzar a explotarse, si el alquiler es con mobiliario y también la zona del activo residencial.
      Debido a que prácticamente cualquier zona de Valencia se alquila, la decisión de donde invertir con este tipo de explotación dependerá del cantidad de la inversión y de la rentabilidad esperada. Un buen consejo es definir que tipo de inquilino queremos tener: familias, empresarios, jóvenes que se independizan… y así definir una zona y tipo de reforma.
    • Alquiler de Estudiantes: Este tipo de alquiler es considerado como el de mejor relación monto de inversión / rentabilidad, debido a que el activo inmobiliario es alquilado por habitaciones. En este tipo de alquiler el tamaño de la inversión dependerá de la ubicación del activo ya que el mobiliario y adecuación es la más mínima debido a que el inquilino es de un perfil menor exigente. La decisión de donde invertir con este tipo de explotación dependerá de las zonas universitarias y el fácil acceso a transporte público. En Valencia los barrios de Benimaclet, Ayora, Malvarrosa y Amistad son un buen ejemplo de zonas de inversión para este tipo de explotación de alquiler. Un buen consejo es adquirir un inmueble con el mayor números de cuartos y baños posibles.
  • Benimaclet

    • Alquiler Turístico: Este tipo de alquiler es considerado como el de mayor rentabilidad debido a que Valencia es una ciudad con mucha oportunidad turística. El tamaño de la inversión dependerá de la ubicación del activo (cercanía de playa, casco antiguo, transporte público…) y de la reforma y adecuación ya que tu activo debe de ser atractivo a la vista para ser elegido de entre la competencia y mostrar una coherencia con el precio de alquiler. La decisión de dónde invertir con este tipo de explotación dependerá de la oferta de producto en zonas de demanda turística y sobre todo de la regulación de alquiler de viviendas turísticas. En Valencia nos encontramos con una suspensión de las licencias para apartamentos turísticos en el casco antiguo, sin embargo barrios como El Botànic, Arrancapins o La Petxina siguen siendo buena opción para alquiler a turistas que quieran disfrutar de la ciudad de Valencia, y El Cabanyal y La Malvarrosa para alquiler a turistas que quieran disfrutar de las playas del levante. Un buen consejo es comprar plantas bajas o primeros arriba de un local comercial, es un requisito para adquirir licencia y una excelente opción para encontrar oferta disponible.
  • Proyecto de Patrimonio: El fin de este tipo de proyectos de inversión es explotar un inmueble mediante alquiler para obtención de rentas e incrementos patrimoniales.

¿Por qué invertir en bienes raíces en Valencia es una buena oportunidad?

En los últimos años, España se ha convertido en un mercado muy atractivo para las inversiones inmobiliarias gracias al crecimiento sostenido de la economía. Actualmente, Valencia se sitúa como la provincia con mayor rentabilidad en alquiler, así, nuestros expertos inmobiliarios apuntan a esta ciudad como una de las grandes alternativas de inversión inmobiliaria. Además, la Comunidad Valenciana tiene aún mucho recorrido al alza, por lo que los inversores podrán aprovecharse de altas plusvalías en los próximos años.